miércoles, noviembre 19, 2008

En recuerdo a Neruda

SILENCIO
Yo que crecí dentro de un árbol
tendría mucho que decir,
pero aprendí tanto silencio
que tengo mucho que callar
y eso se conoce creciendo
sin otro goce que crecer,
sin más pasión que la substancia,
sin más acción que la inocencia,
y por dentro el tiempo dorado
hasta que la altura lo llama
para convertirlo en naranja.

1 comentario:

David C. dijo...

eso si que es experiencia de la vida.