miércoles, octubre 12, 2005

Patatas, muchas patatas...


Una de mis comidas favoritas son las patatas fritas. Son una de mis debilidades culinarias. Por desgracia no puedo disfrutar de ellas tanto como yo querría porque no es son muy recomendables para guardar la línea. (quizás para una redondeada si pero no para la que a mi me interesa) Aunque las patatas tienen 80 calorías por 100 gramos (las mismas que unos guisantes) lo que hace que aumente la cantidad de calorías es el aceite o grasa en el que se cocinen. Así unas patatas fritas tienen unas 350 calorías en los mismos 100 gramos.
El origen de las patatas está en Perú y fueron los conquistadores en el siglo XVI los que las introdujeron en Europa. Hasta el siglo XVII no fueron un elemento de la dieta de los europeos y se utilizaban como elemento decorativo. Había varias razones se pensabana que sus frutos eran venenosos y podían causar la lepra y los irlandeses y los escoceses no las querían comer porque
la Biblia no las mencionaba.
Como anecdota decir que el cocinero de la reina de Inglaterra Isabel II como las desconocía el primer plato que preparó con ellas fue una ensalada con sus hojas. No hay que decir que a la reina el plato no le entusiasmo. Raleigh, que fue quien se la había regalado, le explicó que solo se comían los tuberculos.
Una de las razones para ese cambio fue que durante la guerra de los siete años (1756-1763) el testimonio de un prisionero llamado Antonio Augusto Parmentier que era un farmacéutico militar francés que explicaba que había sobrevivido él y muchos prisioneros más gracias a comer patatas.

Hay varías variedades de patatas y hay algunas que son más adecuadas para cierto tipo de platos que otras.
Para freir hay que usar una patata pobre en almidón (la patata puede quedar amarga) y agua (no vamos a conseguir una patata tan crujjente como esperabamos)
Para cocer o asar ocurre todo lo contrario siendo una patata rica en almidón (la fécula liga el guiso) y agua (quedás más tiernas)
Una de las distinciones es la época en la que se recolectan:
Patatas nuevas o "tempranas" : abril a junio
Patatas "semitardías": septiembre y octubre
Patatas viejas o "tardías" : a partir de noviembre
Las patatas que tienen brotes o zonas verdes en la piel contienen solanina: una sustancia que puede afectar al sistema nervioso. Dicha sustancia no se puede eliminar con el cocinado, con lo que no se puede consumir.

Las patatas son ricas en vitaminas B y C, en almidón y en sales minerales (por ejemplo potasio), fécula, oligoelementos y taninos.
Unos científicos de la Universidad de Norwich, en Inglaterra descubrieron en las patatas unos químicos llamados kukoamines que reducen la presión arterial y que también son utilizados en la cura de la enfermedad del sueño. http://www.periodistadigital.com/gastronomia/object.php?o=111660
También es un buen antiacido, adecuado para gastritis, úlcera gastroduodenal, o un ardor de estómago. Hay muchos remedios caseros que tiene como protagonista a la patata (ya sea con un uso interno o externo) Más información sobre sus beneficios:
http://www.botanical-online.com/patatas.htm

Pero también tienes su parte mala. La patata nos aporta carbohidratos complejos, con lo que es de asimilación lenta y es posible que si no se hiciera un ejercicio moderado se acumulen en forma de grasa.
En Estados Unidos las patatas fritas podrían servirse como actualmente el tabaco con un aviso sobre su nocividad. La causa está en una medida californiana que dice que podrían ser cancerigenas. Esto es debido a la acrilamida (se forma al freír, tostar u hornear a altas temperaturas los alimentos con almidón, como las patatas o el pan)
El fiscal general de California, Bill Lockyer, llevó a juicio a 9 empresas de la comida rápida: Frito Lay, Kentucky Fried Chicken, McDonalds, Wendys... ya que dice que están obligadas, por ley, a decir a sus clientes que las patatas fritas contienen una cantidad muy elevada de acrilamida, que es un producto altamente cancerigeno.

Es curioso que esto ocurra en el país que invento las patatas fritas. Fue en 1853 en el estado de Nueva York y más concretamente en un hotel de Saratoga Springs.
Su inventor fue un cocinero indo-americano llamado George Crum y el comensal un tal Cornelius Vanderbilt. Era un magnate ferroviario que era muy exigente con la comida y que devolvía aquellas patatas que pensaba que no eran lo suficientemente finas.
El cocinero se quiso "vengar" cortando unas patatas finas y dandoles una vuelta en aceite hirviendo pero le salió mal la jugada para darle una lección al magnate y el plato fue un completo exito. Y eso que aunque lo parezca no es fácil freir patatas. Mejor dicho no es fácil conseguir unas patatas fritas de calidad.
Como este post ya es muy amplio mañana hablaré de maneras de freirlas.
pd: menos mal que copie el post antes de dar a publicar ya que el blogger por alguna razón me pidió mi nick y contraseña y resulta que no me había guardado nada de nada.

4 comentarios:

Noel dijo...

Si probarás las de la cafetería de mi facultad, se te iban las ganas.

Motime dijo...

¿por alguna razón en especial? ¿son saladas, muy grasientas..? es pura curiosidad Freir patatas parece muy fácil pero conseguir que salgan como tienen que salir es muy dificil.
un saludo y gracias por tu comentario.

arsayole dijo...

Una corrección que las patatas tengan hidratos de carbono complejos no tiene nada que ver con lo que dices que sino se hace ejercicio se convertirán en grasa,nada más lejos de la realidad .Los hidratos más susceptibles de convertirse en grasa son los rápidos como los azúcares presentes en otros muchos alimentos (pero no en las patatas).En nuestra dieta deberian predominar ese tipo de hidratos complejos.Otro tema es que las patatas fritas no es el vehículo adecuado para ello ,debido a la cantidad de grasas que tienen ,esas si que engordan compañero.

Motime dijo...

Muchas gracias por tu comentario. Esta muy bien aprender cosas cada día. Ya se sabe no te acostaras sin saber una cosa más. Intentare freir las patatas con poca grasa y asi las comere con menos sentimiento de culpa.